La primera revista digital del Motor.


http://www.motorcanario.com/articulos/index.asp?id=27715

Sociedad - Lexus hará su presentación en Frankfurt con realidad aumentada.
Opinión: La comunicación atisba un nuevo rumbo.
Durante casi 100 años, el mundo de la comunicación ha permanecido casi inalterado incluso con la entrada de la era digital. De una forma u otra, la forma de comunicar ha sido siempre la misma: mediante un intermediario. En los últimos años, la tecnología se empeña en avisarnos que, en breve, el intercambio de información se hará directamente de punto a punto.

 Juan José Llanos (MotorCanario.com) - Publicado el 30/agosto/17
    Imprimir noticia.   Enviar noticia por correo electrónico.  

 Lexus hará su presentación mediante realidad aumentada. 

Primero fueron los periódicos, que acumulan más de 500 años y en esencia han permanecido inalterados: unos redactores y/o periodistas que, junto a colaboradores de diversa índole e incluso corresponsales, crean las noticias y artículos de opinión que con mayor o menor celeridad se convierten a papel. Con ellos, la noticia debe pasar por diferentes canales hasta llegar al consumidor final de la misma.

Más tarde llegó la radio, que a punto está de cumplir 100 años en sus funciones de entretenimiento regular. Su ventaja frente al diario es evidente: la relativa inmediatez que proporciona. Esta ventaja la obtuvo especialmente con la llegada de la telefonía móvil, que permite contactar con cualquier persona que esté presente en la noticia de forma instantánea. Sus limitaciones son básicamente la falta de experiencia visual, como fotografías o vídeo.

Y a continuación llegó la televisión, que permitió aunar lo mejor de dos mundos. Su principal barrera técnica ha estado en la necesidad de contar con una infraestructura extraordinariamente cara, lo que ha limitado el número de medios televisivos. Sin embargo, hoy en día es el preferido y el más poderoso. Precisamente su exclusividad le hace ser más dependiente aún del intermediario para la transmisión de información entre el emisor y el receptor.

Por último, lo que podríamos denominar a groso modo “Internet” y todas sus variantes. Los primeros en intentar encontrar aquí su hueco fueron pequeños medios locales, que ampliaron rápidamente su alcance a nivel estatal. Les siguieron los mass media, cuya digitalización han debido saber compaginar con su canal tradicional y con éxitos dispares. Si bien la primera década digital fue bastante tranquila en cuanto a formatos, los últimos cinco años han sido extraordinariamente convulsos y con un ritmo de novedades trepidante. Se pasó de las publicaciones escritas con fuerte importancia de la fotografía, a las redes sociales como Facebook y Twitter, para rápidamente cobrar fuerza YouTube y los contenidos de vídeo.

Gracias a la proliferación de móviles de última generación con calidades de grabación de vídeo muy elevadas, así como el potencial de alcance que tienen las redes sociales para cualquier persona y, especialmente, a coste cero, ha propiciado que cualquiera pueda convertirse en generador de contenidos. Y lo más relevante es que parece que cuanto menos ‘profesional’ sea el emisor, mayor credibilidad tiene el mismo o al menos, mayor potencial de viralización reúne. Hay casos de gran éxito, por ejemplo, entre la comunidad de youtubers, cuyos seguidores se cifran en ocasiones en varios millones de personas y sus publicaciones son más vistas que cualquier minuto de oro del mejor programa de televisión nacional. Y lo consiguen sin presupuestos millonarios, aunque a base, eso sí, de un talente extraordinario para destacar en una comunidad de también varios millones de youtubers.

Los medios tradicionales, tanto en sus variantes digitales como ‘tradicionales’ emplean cada vez más las redes sociales como fuentes de consulta, referencia e inspiración, perdiendo de forma natural el carisma y respeto que históricamente han tenido.

Y entre tanto, los medios especializados como por ejemplo los del motor, van tres pasos por detrás de tanto avance, incapaces de adaptarse de forma tan rápida y volátil a estos cambios. El que más, logra tener un canal de YouTube más o menos amplio de contenido y con una visión personal y profesional de las virtudes y defectos de las novedades del mercado. Pero, hoy en día, compiten en similares condiciones con cualquier usuario que quiera y desee compartir su punto de vista sobre sus vehículos, con la ventaja que presupone para el lector que estos últimos sean los legítimos propietarios de los coches, sin hipotéticos intereses comerciales, etc.

Y para más inri, es inevitable que los principales proveedores de contenido para nosotros como son las marcas, sean cada vez más sensibles a youtubers, Influencers, etc. Es normal. Como también es normal que lo último en tecnología, como es la realidad aumentada, tome protagonismo en todo un gran evento como es el Salón de Frankfurt. ¡Y ojo! Que los propios salones se pongan las pilas porque ya nada evitará que todos nosotros podamos acceder a una presentación personalizada, desde nuestra oficina, salón de casa o incluso de camino a cualquier lugar del mundo a bordo de nuestro coche autónomo.

Ante este panorama, en el que incluso los fabricantes de coches tienen meridianamente claro que su negocio a medio plazo no será la fabricación de vehículos, sino el tratamiento de datos que estos generarán, poco podremos hacer los medios tradicionales salvo cambiar de rumbo y adoptar nuevas estrategias.

Prohibida la reproducción total o parcial sin el consentimiento expreso y por escrito del medio.
© Copyright 2001-2014, MotorCanario.com - Marca registrada