La primera revista digital del Motor.


http://www.motorcanario.com/articulos/index.asp?id=25404

Pruebas
Prueba del Hyundai i20 1.4 MPi 100 CV: muestra de poder.
El nuevo utilitario del gigante coreano Hyundai llega pisando muy fuerte, con argumentos que convencen no sólo sobre el papel, sino sobre todo cuando se conduce. El nuevo i20 viene a confirmar el extraordinario avance en calidad percibida de las nuevas generaciones de Hyundai, a lo que se suma un contrastada fiabilidad y un amplio equipamiento. Tomamos contacto con él en MotorCanario y te contamos qué nos pareció.

 Juan José Llanos (MotorCanario.com) - Publicado el 05/junio/15
    Imprimir noticia.   Enviar noticia por correo electrónico.  

A cada modelo que lanza al mercado, más nos convencemos de situar a Hyundai en el límite entre las marcas generalistas y las premium, algo que también es atribuible a su compañera de viaje en el grupo, KIA. El nuevo i20 no sólo es mucho mejor que su predecesor en todos los aspectos, sino que además se posiciona como un hueso duro del segmento. Vayamos con el análisis.

A nivel estético es evidente que se ha hecho un buen trabajo, sobre todo por el aire clásico en sus líneas generales que le aseguran ser bien acogido por una mayoría. No enamorará a nadie, pero tampoco "asustará" a ningún comprador por soluciones estilísticas demasiado atrevidas. Mantiene los últimos diseños vistos en Hyundai, en el que a unas líneas generales sobrias le suman algunos detalles de acabado muy trabajados. Es el caso del tercer pilar, más propio en su estilo de realizaciones francesas que orientales.

Si exteriormente el nuevo i20 convence, en el interior no cabe duda de que el trabajo hecho ha sido excelente. De nuevo con la premisa de un diseño atemporal y relativamente clásico, se ha hecho un especial hincapié en la calidad de ejecución, la practicidad y, en definitiva, el deseo de hacer bien las cosas más allá de modas o la necesidad de crear un fuerte impacto visual en el primer contacto. En este caso, el coche nos va cautivando en el uso diario. Los mandos se accionan con buen tacto, la posición de conducción es buena y la amplitud interior es de las mejores en su categoría.

La unidad de nuestra prueba correspondía a un acabado alto, el Premium, que incluía elementos como el techo panorámico, sensores de aparcamiento, cámara de visión trasera, retrovisores de plegado eléctrico, arranque sin llave, sensores de presión de los neumáticos, climatizador, sensor de lluvia, bluetooth, USB... No se echaba en falta absolutamente nada.

Decir que todo funciona como se espera, aunque esto parezca una perogrullada. Pongamos algunos ejemplos: nos resulta incomprensible como algunos fabricantes limitan el plegado de los retrovisores a tener el contacto puesto, con lo que la maniobra de bajarnos del automóvil debe hacerse "a ciegas" pues debemos primero plegarlos, luego quitar el contacto y a continuación bajarnos (en total, cuatro o cinco segundos de maniobra). En el Hyundai i20 se puede configurar para que cada vez que cerremos el vehículo, se plieguen los retrovisores. ¡Como debe ser! Otro ejemplo es el de poder configurar cuántos flash de intermitencia se producen en el toque simple del indicador de dirección, entre 1, 3, 5 o 7. En la mayoría de vehículos, incluso de categorías muy superiores al i20, sólo puede configurarse con 3 flashes, lo normalmente suele ser escaso.

A estos ejemplos se pueden sumar otros muchos del uso cotidiano que, por alguna extraña razón, se le atraviesan a muchas otras marcas y no le dan respuesta eficaz por muchos años que pasan. Hyundai, poco a poco y en cada generación, ha ido mejorando la experiencia de uso.

Una experiencia de uso que se acrecienta nada más iniciar la marcha. El motor, un 1.4 de cuatro cilindros y 100 CV, se muestra con suficiente fuerza desde pocas vuelta como para no ser necesario revolucionarlo en cada arranque. Además, el pedal del acelerador ofrece una sensibilidad correcta, borrando del mapa la desagradable "manía" de la mayoría de vehículos pequeños y escasa cilindrada de sobre revolucionar el motor a la salida de los semáforos sin que podamos hacer nada... por mucho mimo que pongamos en el acelerador.

El pedalier se siente firme, la dirección correcta y el uso del cambio es sumamente agradable. En definitiva, lo tenemos todo para sentirnos cómodos conduciendo. Hablando de comodidad, otro apartado en el que el Hyundai i20 nos ha convencido es en el tarado de la suspensión. Es un coche de conducción suave, pero sin que para ello haya sido necesario una suspensión de tarado blando. La carrocería se sujeta muy bien incluso en fuertes apoyos sin que luego en baches se muestre excesivamente seca.

Con cinco velocidades, la relación entre marchas es algo grande pero el motor se muestra siempre muy voluntarioso. Para circular tranquilos, al ritmo habitual del tráfico, no es necesario llevar el motor más allá de las 3.000 rpm; si queremos mejores prestaciones, basta con apurar las marchas para lograr unas prestaciones muy honestas. El i20 con esta motorización acelera de 0 a 100 km/h en 11,6 segundos y puede alcanzar los 184 km/h, cifras más que razonables para un uso convencional.

Quizás el consumo sea el apartado en el que este modelo salga menos favorecido, pues aunque 5,5 litros de promedio, difícilmente podremos bajar de 7 litros. La principal penalización viene del consumo en uso urbano, debido la carencia del sistema start&stop y a una cilindrada relativamente alta (1.400 c.c.), donde lo habitual será que el ordenador de abordo nos muestre cifras del entorno a los 8 litros. En autopista, a velocidades moderadas, es fácil exprimirlo hasta dejar el consumo en 5 litros.

En general ha sido, el Hyundai i20 ha sido un automóvil que nos ha causado una muy grata impresión en todos los niveles. Es de esos vehículos a los que cuesta colgarle un fallo, ni siquiera por precio, pues gracias al plan pive y las ofertas de financiación, esta unidad puede ser adquirida por 14.540 euros, estando el acceso a la gama en 8.800 euros.

Prohibida la reproducción total o parcial sin el consentimiento expreso y por escrito del medio.
© Copyright 2001-2014, MotorCanario.com - Marca registrada